10.3.06

Condena

A trabajos forzados
me condena mi corazón,
del que te di la llave.

No quiero yo
tormento que se acabe,
y de acero reclamo mi cadena.

Ni concibe mi mente
mayor pena que libertad sin beso que la trabe,
ni castigo concibe menos grave
que una celda de amor contigo llena.

No creo en más infierno que tu ausencia.
Paraíso sin ti,
yo lo rechazo.

Que ningún juez declare mi inocencia,
porque, en este proceso a largo plazo
buscaré solamente la sentencia
a cadena perpetua de tu abrazo.

Antonio Gala



Powered by Castpost

Me siento, me noto y lo estoy: tierna muy tierna. Y como siempre cuando alcanzo este estado de ternura elevada a la máxima potencia, Gala asalta mi mente, Sam Brown en mis oídos...

2 comentarios:

principemestizo dijo...

hermoso y doloroso a la vez

Beth dijo...

Así es la vida, hermosa y dolorosa...

Gracias por el comment principe