4.1.06

Como desees...



Recuerdo perfectamente cuando ví por primera vez esta película.... tendría entre 15 y 16 años aproximadamente. Vacaciones de verano, mes de agosto. Lugar: Tarragona. Tengo família allí viviendo y me fuí a pasar unos días a casa de mis tíos. Mis primos tienen aproximadamente la misma edad que yo (cinco en total con año y algo de diferencia entre ellos...uhmmmm eso de la cuarentena creo que mis tíos no sabían bien bien si era una enfermedad o una fiesta del calendario anual...). Mmmmm qué bien me lo pasé aquel maravilloso verano....
Fuí con mis dos primos mayores (16 y 14 camino 15 respectivamente) al Campo de Marte. Allí hacía cine al aire libre. Una noche deliciosa, ligera brisa y cielo estrellado ( me acuerdo perfectamente de todos los detalles, uhmmmm dónde habrá ido a parar esa memoria...).

Aquel día proyectaron La Princesa Prometida. Es un cuento entrañable donde los haya. Narra la historia de una plebeya que siendo joven conoce el amor verdadero ( y ahí viene cuando medio Campo de marte, el fémino, suspiraba por su príncipe) pero por culpa del destino se separan y... se convierte en la prometida del futuro rey de la región. Y la trama está servida.Comedia romántica, tierna y con toques de ingenuidad, hace que, mientras la estás viendo, no se te pueda borrar una perfecta sonrisa dibujada en los labios....

Supongo que para las féminas que la hayan visto, el protagonista les ha hecho arrancar más de un suspiro y de dos, por lo guapetón que es y por la historia de amor que viven en la película. A mí (llamadme rara) me gustó infinitamente más el español Íñigo Montoya, por su papel simpático, sus ocurrencias, su sentido del humor, su pinta de canalla encantador....(ya de jovencita apuntaba maneras)

Sí, realmente fue una noche deliciosa..... El por qué de acordarme ahora? Bueno... no hace mucho la volví a ver después de tantos años cómodamente sentada en el sofá de mi salón en compañía de alguien muy especial. Mientras la veía, recordaba aquella sonrisa en mis labios dibujada hará 17 años en Tarragona, me envolvió de nuevo el argumento, reí a carcajadas en algún que otro instante como entonces... esa noche volvió de nuevo a ser especial para mí...
Si me lo paro a pensar ..... entre la primera noche hace ya tanto tiempo y la segunda.... me quedo con ésta última, por... muchas cosas.
-"Muchacho, alcánzame ese jarrón de ahí arriba"(versión Beth, muchacho alcánzame el cenicero)
-"Como desees..."

4 comentarios:

menina dijo...

Yo sigo esperando que alguien me diga: "como desees".
Pero no creo que exista el "amor verdadero".

Beth dijo...

uhmm.... Menina, quizás el amor es verdadero pero.... no eterno, cuando aparece,lo es durante el tiempo que dura y simplemente, hay que disfrutar el presente y no pensar en el futuro. Lo comparo con una cafetera ya ves qué tontería, la pones al fuego, empieza a subir el café, hasta que llega al punto máximo e inunda la cocina con su aroma. Te sirves una taza, la saboreas, te deleitas con ella.... Es delicioso... luego el aroma desaparece poco a poco, el café se enfría, ya no tiene el mismo sabor, se convierte en amargo.. y se te quitan las ganas de continuar tomando más.
Besos

Pipero dijo...

Estoy de acuerdo Beth, estoy de acuerdo contigo, incluso hay una explicación bioquímica de todo eso, pero... bueno, ésa es otra historia.

Volviendo a la peli, yo me acuerdo de la música de Mark Knopfler. Antes me gustaban los Dire Straits, ahora, no sé...

Beth dijo...

Dire Straits.. mmm me gusta sí señor. Brothers in arms, de lo mejorcito que ha pasado por mis orejillas....
En cuanto a lo de la bioquímica, hace mucho que leí algo al respecto, pero el recuerdo es vago... lo podría usted tomar querido Pipero como sugerencia para un post? Sería cuanto menos interesante...

Besos