9.3.06

Esto tiene que cambiar...YA!


Una niña de cinco años maltratada hasta el punto que en estos instantes lucha por sobrevivir. Una niña que debería en estos momentos estar jugando a las muñecas con sus amiguitas, viviendo en el feliz mundo de la inocencia infantil, sin preocupaciones, con la única obligación de crecer y recibir todo el cariño que se merece.

Unos adolescentes le pegan una brutal paliza a otro por prohibirle su padre el ir con ellos debido a que consumían estupefacientes. Aparte de mandarlo al hospital, grabaron la paliza con sus teléfonos móviles y no sólo ellos, sino una treintena de jóvenes más que habían sido invitados a ver la ondonada de ostias que recibió el chaval.

Un niño es casi devorado por cinco perros sin vacunar. El dueño de los mismos ha sido denunciado por los vecinos en reiteradas ocasiones por los vecinos (que convive con unos cuantos más dicho sea de paso).
….
Esto es un ejemplo solamente de tres de las noticias que más me han impactado estos últimos días.

Mi España está enferma, no doy crédito últimamente a lo que digiero en los telediarios como buenamente puedo.

¿No se pueden tomar medidas para frenar todo esto? El sistema no funciona. En estos tres casos en cuestión ha fallado absolutamente todo.

Tanta verborrea política, tanto tira y afloja, tanta descalificación, tanta idiotez supina, que da asco ya escucharlos hablar por televisión. ¿ No se puede hacer nada para prevenir todos estos hechos ya consumados? NO buscar soluciones y responsabilidades una vez el mal está hecho (que también evidentemente), sino prevenir, concienciar a la sociedad, educar a nuestros menores y adolescentes, censurar si, censurar¿ por qué no?, esta violencia televisiva que bombardean a nuestros adolescentes la retina a diario con imágenes, películas, videojuegos y demás. Hacer campañas en pro del RESPETO por el prójimo. ¿Qué respeto puede tener uno hacia sí mismo si no respeta la vida de los demás?

Me veo en calidad de ciudadana con todo el derecho del mundo a EXIGIR y de hecho EXIJO que se empiece a trabajar en ello. No quiero que mi hijo crezca en esta barbarie.

ME NIEGO y como digo siempre, el derecho al pataleo no me lo quita nadie.

2 comentarios:

Pipero dijo...

Ufff, mal panorama nos espera (me temo)... Aún así, en un esfuerzo optimista te diré que pienso que gente impresentable siempre ha habido y siempre habrá, y lo contrario, buena gente, gente solidaria, gente sensible, también, osease que ánimo!, que no está todo perdido.

En lo que a cada uno respecta (padres en particular) lo que toca es porque los hijos se parezcan más a los segundos que no a los primeros de los que he mencionado.

Beth dijo...

Malos tiempos para la lírica... pero no pierdo la espeanza, algún día sonará otra canción, como bien has dicho no está todo perdido